DeporteInspiraciónVida sana

¿Qué hay detrás del hashtag #thisgirlcan ?

By 13 junio, 2017 No Comments

¿Alguna vez has tenido ganas de empezar algo que lo veías muy lejos de tu realidad? A lo mejor después de hablar con alguien o de leer un artículo sobre ello o simplemente después de quedarte detrás de un cristal viendo gente pasándoselo bien practicando algo pero sin embargo sentías que si lo intentabas ibas a quedar… ¿ridícula?

Si es así te invito a seguir leyendo este post y te doy la bienvenida al Club. ¡Hola! Noticia de último momento: todos nos hemos sentido así alguna vez o varias, por lo que ya puedes sentirte un poco mejor, de hecho después de leer varios estudios sobre el tema he aprendido que un 58% de las personas que comienzan una actividad nueva sienten vergüenza, ¿curioso no? Y si hablamos de deporte y sobre todo nos enfocamos en mujeres el porcentaje aumenta a un 75 %… ¡Wow! ¿De verdad? ¿A que le tenemos miedo? ¿A lo que piense el que está detrás nuestro mientras vea que no sacamos un paso de baile? o quizá a la compañera de al lado que tiene un cuerpazo y seguro se ría de mi celulitis o de como se me mueve el culo, o como me quedan esos shorts que son tan cómodos pero a la vez dejan tan al descubierto las partes que no me gustan de mi.

¿Sabes qué? ¡A la mierda con eso! Mentalicémonos de una vez que somos seres humanos, únicos e imperfectos con cosas que se nos dan muy bien y cosas que se nos dan muy como el culo ¿y qué? ¿Por eso debo de esconderme como Harry Potter debajo de una escalera para que no me vean? Pues no. Piensen lo que piensen de mi, sea más lenta que otras personas al correr, más bajita, menos tonificada o la excusa de turno que me ponga en ese momento no pienso estar dentro de ese 75% de la población que se siente intimidada por ser el «novato» y lamentablemente en muchos casos la vergüenza gana la partida y ahí te quedas tú y tus ganas… mirando detrás del cristal de la sala del gimnasio nuevamente.

 

THIS GIRL CAN es una campaña que descubrí cuando vivía en Londres y me atrapó por completo desde el minuto uno. Habla justamente de esto, de sentir vergüenza cuando no nos sentimos a la altura de algo, cuando somos nuevos, nos comparamos, no nos sentimos a gusto con nuestro cuerpo … y un largo etcétera. El objetivo es incentivar a todas las mujeres de todas las razas, edades, culturas, y estados físicos a probar cosas nuevas, a divertirse, a mover el cuerpo, sea de la forma que sea.

Lo que más nos llame la atención, puede ser caminar, correr, bailar, apuntarse a fútbol femenino, ¡lo que sea! La clave está en no quedarse con las ganas y en motivarse a uno mismo para EMPEZAR, luego ya tendrás tiempo de decidir si te gusta o no, si crees que podrías hacerlo mejor o apuntarte a otra cosa. ¡Pero te animo a que empieces! no la semana que viene, o el lunes, o el mes que viene o cuando vuelvas de las vacaciones. No, ¡empieza hoy! llama a una amiga y proponle ir a dar un paseo por el parque en vez de ir a tomar unas cervezas. (De hecho eso hice yo hace poco con un grupo de amigas. El plan de viernes por la tarde fue ponerse las zapatillas e ir todas juntas ¡a una clase de zumba! Cuando terminó me dije: ¿por qué no hacemos esto más seguido?)

 

Se que al principio te pueden mirar como una «aburrida» por proponer ir a hacer deporte en vez de salir a tomar algo, pero ahí tienes un nuevo desafío: Ser pionera, innovar … al principio como todas las personas que imponen modas se las mira como bicho raro pero en la mayoría de los casos luego te terminan siguiendo. Y ahora viene otra de mis partes preferidas: ¿Cómo os sentiríais  después de ayudar a alguien? En mi caso me lleno de orgullo de mis amigos o a veces ni siquiera son amigos, es gente que me escribe para pedirme consejos y yo al principio les escucho que no se tienen nada de fe en sí mismos. Y sin embargo… si realmente lo intentan y «se lo creen un poquito» los resultados se notan ¡y mucho! (No estoy hablando de cambios físicos, que seguramente los habrá también) Me refiero a verles sus caras, cómo se toman las cosas con entusiasmo, la forma en la que te cuentan sus nuevas experiencias, lo que han aprendido, la gente que han conocido.

A mí me llena, me hace feliz. Es algo tan simple, no cuesta nada y a la vez tan gratificante. Ahora mismo estoy pensando en una amiga que tiene  31 años y me la llevé casi «engañada» a una clase de baile. No suelo engañar ni obligar a nadie pero en este caso lo hice por una intuición que me decía que la saque de su casa y la haga distraer de los problemas que estaba atravesando. ¡Vaya sorpresa cuando me dijo que era la primera vez que pisaba un gimnasio y que carita tenía cuando terminamos! Mi amiga no paraba de sonreír y me soltó un: «Gracias, ¿cuándo volvemos?»

 

Así que tú mujer real, con ese cuerpo maravilloso que tienes. Sí me has leído bien… aunque no te lo creas todavía, tienes un cuerpo maravilloso, dos piernitas para salir a correr, a caminar, dos brazos para hacer flexiones y sentirte cada vez más fuerte o para saltar y bailar tus canciones preferidas. Da igual lo que piensen, lo más importante es lo que pienses tú de ti misma asique hazme un favor: ahora mismo coge el CD que tienes puesto en tu cabeza, ese que te dice que metas tripa para la foto, que elijas el color negro «porque estiliza», que te pongas algo largo para que «no se note la celulitis» y que te hace decir que estás a dieta en una fiesta y privarte de comer un poquito de todo y luego te anima a que ataques el frigorífico con lo primero que veas. ¿Lo tienes verdad? Muy bien vamos a hacer un ejercicio de visualización:

 

Estamos conduciendo un coche (el que más te guste), vamos por una carretera, le das al botón EJECT, sale el CD, lo tienes en la mano, lo miras, le dices lo que se te dé la gana (en mi caso le diría «¡a tomar por culo!» que significa un «a la mierda» para los que me leéis desde otros países) y una vez que le dijiste lo que querías decirle, abres la ventanilla y lo tiras bien lejos. Ahora mira por el espejo retrovisor, ¿llegas a ver donde se ha quedado? , a medida que vas avanzando lo pierdes de vista y ahí se queda el maldito CD que no nos estaba ayudando para nada. Al contrario, sólo era un lastre. Y ahora guapa… elige el CD que quieras escuchar con una condición: tiene que ser uno que te motive tanto que si lo escuchara alguien más que tú seguramente diría «¿Pero y esta quien se cree que es? » jaja… pero ahí va otra buena noticia: sólo lo vas a escuchar tú, por lo que no te cortes, ponte el que seguramente se pone Beyoncé todas las mañanas para salir a comerse el mundo. Wow… suena interesante, ¡yo quiero ese! Ahora que vamos con nuestro nuevo CD puesto sólo te animo a que disfrutes del viaje, del paisaje y sobre todo: 

DE TI MISMA

 

Espero te haya gustado este post, si quieres contarme algo no seas tímida/o, me encanta leer distintos puntos de vista.

¡Ah! Y por cierto, si te ha gustado el concepto de la campaña, tú también puedes motivar a otras personas con tu ejemplo. Así que te animo a que vayas compartiendo tu historia, tus progresos, los días buenos y los días malos también (porque todos los tenemos).

Utiliza el hasgtag #thisgirlcan y conecta con gente de todo el mundo que se ha unido a esta causa.  ¡Ya somos más de 23 millones!

 

Y ahora sí, me despido hasta la próxima pero antes te digo ¡Sube ese volumen! que se escuche en cada rincón de tu cuerpo =)

 

Leave a Reply