InspiraciónVida sanaWomen empowerment

Secretos de mujeres reales

By 2 febrero, 2017 One Comment

No se a vosotros, pero hace poco me dí cuenta cúanto tiempo me costó aceptarme 100%  tal cual soy.

Tanto lo bueno como lo malo, esto incluye:  lo que yo creía que eran «defectos» (porque no entraban en los canones de belleza con los que me comparaba) hasta mis virtudes. Ambas cosas me avergonzaban. ¡Que cosa mas ridícula! ¿no?

Porque avergonzarte de lo que crees que no eres bueno es hasta entendible pero … ¿ que te den vergüenza las cosas que se te dan bien y eres bueno haciendo? Pues sí, esa era yo hasta hace un tiempo…
Pasaba horas admirando a los demás.

Lo que hacían, qué decián, cómo vestía, incluso hasta lo que comían! (mientras escribo esto me rio sola).

Pero un día dije: No, hasta aquí! .

Y me pregunté a mi misma cúanto tiempo y sobre todo energía le dedicaba a admirar la vida de los demás, y  sobre todo ¿cúanto tiempo le dedicaba a la mía?

¿Habéis hecho alguna vez este ejercicio?

Primer paso: La clave es hacer un inventario, prestar atención a cada detalle sobre cómo pasamos nuestro tiempo de ocio o incluso el tiempo que deberíamos de usar para trabajar, a veces nos distraemos con … nuestro amigo Facebook? o tal vez… Instagram?, Twitter?, Whatsapp?, Revistas?,Tele? .

¡Cuántos estímulos que tenemos al alcance de nuestra mano y que peligrosa que puede ser la «Infoxicación»!
El segundo paso y el más importante una vez que hemos localizado «al intruso que nos roba el tiempo y la energía» es preguntarnos ¿cómo nos afecta eso nuestra persona? . En caso que te haga bien, te divierta: fenomenal. Pero yo me pregunté: ¿Esto me sirve?, ¿me ayuda?, ¿me incentiva de alguna manera? o es que acaso me hace sentir pequeñita, muy pequeñita al compararme con artistas consagrados, emprendedores de éxito, modelos de 1.85 m y 45 kg.

Claramente no podía compararme, es tan obvio! ¿Por qué no lo había visto antes? . Lo mas gracioso es que he hablado de este tema con muchos amigos y compañeros de trabajo y parece que el patrón se repite una y otra vez. (No era yo la marciana)

¿Podemos ser más masoquistas? sinceramente no se me ocurre cómo!

He aquí la solución que encontré, de la cual me siento tremendamente orgullosa:

Tercer paso: Eliminar todo lo que hayas detectado como «fugas de energía» (a mi me gusta imaginarmelas como si fuera los agujeros que hay en la capa de ozono que hay que reparar).

Puede que parezca muy radical esto e incluso hasta difícil pero os aseguro que es un ejercicio buenisimo, liberador e inspirador.

Así que dejé de seguir en Instagram a todas las personas (que supuestamente hay que seguir porque son lo más de lo más. Me río mientras escribo) , apagué la tele y me armé un montón de listas de Spotify buenísimas para escuchar mientras desayuno o como, regalé todas las revistas que tenía a mis amigas y eliminé unos cuantos amigos en Facebook (que no quiero sonar a mala persona pero en realidad no me importaba un pepino lo que hacieran asi que… ¿para qué tenerlos en primera plana de mi página de noticias?).

¿El resultado? Libertad, tiempo para dedicarmelo a mí o a las personas que realmente se lo merecen, esos que están ahi siempre conmigo sin importar cuantos seguidores tenga o como me vista.

Me siento tan libre, tan bien. Ya no me comparo con nadie, amo mi cuerpo tal cual es.

Claro que quiero cada vez estar mejor,pero todo con una ambición sana de superación y no porque me quiera parecer a alguien.
He vuelto a ponerme la ropa que a mi me apetece sin importar si está de moda o no; voy por la calle y si me cruzo con algún famoso mis amigas me preguntan: «Tía ¿no sabés quién es?» jaja …y la verdad es que no y ni me interesa, ¿está mal?

Y por último … quería dejar en claro que no es que me haya vuelto una «ermitaña», sigo teniendo instagram pero sólo sigo a quienes me inspiran, me motivan… y quizá me motiva mas mi amiga del barrio que tiene tres hijos y aún asi sigue dedicandose tiempo para ella y las cosas que le gustan, o la banda de Rap buenísima que conocí en el metro y están produciendo ellos mismos su propia música.

Las redes sociales son maravillosas porque nos conectan con cualquier persona en cualquier parte del mundo pero a la vez son muy peligrosas y hay que saber protegerse de ellas, porque sino te comen, y te comen lo más sagrado que tenemos «El tiempo»

Internet es tan maravilloso! Pero hay que saberlo usar muy bien …

¡Ojalá os sirva amigos! Al final, el fin de escribir esto, es porque creo con todas mis fuerzas que cuando encuentras algo bueno hay que compartirlo. Y esto para mi es bueno … buenísimo =)

 

Hasta el próximo post!

Join the discussion One Comment

Leave a Reply