Deporte,  Inspiración,  Vida sana

Correr un 31 de Diciembre

Sobre cómo pasé de NO poder correr mas de dos calles a ser una Runner eufórica con ganas de más. Porque «Siempre hay más» …

¿Corres?, ¿Sóla?, ¿Cómo lo háces?, ¡Qué aburrido! …

Son de las frases típicas que suelo escuchar cuando hablo de mi pasión por correr seguido por mil excusas que pone la gente como » no tengo tiempo», «no se me da bién»,»hace mucho frío, mucho calor», «me cuesta respirar» y un largo etcétera.

Dos años atrás yo era una de esas. Tenía excusas de todos los colores para justificar que lo del running no era para mí. Pero sin embargo había algo que se me despertaba cuando veía la gente correr, en forma, festejar triunfos, ponerse metas . ¿Qué era lo que sentía? Sí, me costó reconocerlo pero era ENVIDIA lo que tenía, envidia por ser uno de ellos.

¿Cómo podía esa gente disfrutarlo tanto después de estar más de una hora corriendo con lluvia, frío, calor, cansancio?.

Claramente aplicaban un truco que aún desconocía y que tiempo después descubrí: Era un botón que estaba dentro mío llamado «EMPEZAR».

Tan simple cómo eso, sólo tenía que empezar, no importaba cuanto corriera, ni que tiempo hiciera … la clave era no compararme con nadie, ni darle lugar a la vocecita esa que tenemos dentro (que a veces es muy pero MUY molesta) que te cuenta mil historias para hacerte creer que mejor no, que eso no es para tí.

Asi que con esos TIPS empecé, al principio era una auténtica TORTUGA, tenía que parar cada dos calles, caminar un poco, volver a correr, y mientras tanto paciencia, perseverancia, fé y mucho mimo a mi misma.

Voy a correr el riesgo de quedar como una loca contando esto pero lo voy a compartir porque quizá le sirva a otra persona tanto como a mi: Empecé a buscar cosas que me inspiraban en Youtube: audiolibros, videos, canciones, discursos, biografias y lo descargué todo en mi teléfono. (La música me encanta pero la verdad es que me aburria después de escuchar la misma playlist todos los días una y otra vez), pero sin embargo todos esos audios eran como el combustible de mis músculos, tenía a los más grandes, a toda la gente que admiro desde siempre (algunos ya ni siquiera están en este mundo) todos juntos alentandome kilómetro a kilómetro.

Me volví una fiera, el running empezó a ser mi ritual, mi cábala para tener un buen día, buenas ideas, energía … para encontrarme a mi misma.

Ahora soy consciente de mi cuerpo, mi respiración, los estímulos con los que me encuentro cuando salgo a la calle: los sonidos de la ciudad y la naturaleza, las luces, la gente al pasar, el viento, la mirada de otros runners cuando te cruzas ¡Wow … estoy con una sonrisa en la cara mientras escribo esto!.

Que lindo y que orgullosa me siento de haber probado esta maravillosa droga que tanto me dá, me enseña. Porque no os vayáis a creer que sólo sirve para estar en forma. ¡Eso es lo de menos! El tener la disciplina de salir a correr sin importar las circunstacias te vuelve una persona más fuerte, más determinada que se fija metas y nunca tira la toalla porque siempre encuentra un camino.

Ahora soy una más, una de las tantas personas que salimos a correr y que después de una hora seguimos con la adrenalina a flor de piel.

El 31 de Diciembre cumplí la promesa de cerrar el año corriendo en la mítica San Silvestre Vallecana de Madrid con CERO grados y una gripe que no me daba tregua.

No me importó nada, me abrigué bien y me fuí al Estadio Santiago Bernabeu a encontrarme con otras 42000 personas ¡ Fue una auténtica fiesta!

Felicidad en estado puro, buena vibra, vida sana, gente deportista, grupos de amigos, familias, y también los que corriamos sólos. Eramos como un grupo de fin de curso multiplicado por miles!!!
Aún se me eriza la piel cuando lo recuerdo, tengo las imágenes como tatuajes mentales que creo no se me van a ir más.

Esta es la historia de una chica que se moría de ganas por poder correr, por conquistar logros, por pertecer a un grupo de gente con hambre de superarse, de recorrer el mundo gastando suela de zapatilla y que un día encontró ese botón, el botón de START y entonces todo … empezó a suceder.

¿Y tú?, ¿ Qué es aquello que te mueres por ganas de hacer ?.

Hasta el próximo post amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *